Aldeas de Xisto de Portugal

En estas pequeñas localidades, distribuidas por 14 municipios del país, siempre hay algo que hacer. Recorrer las aldeas de calles sinuosas y casas de esquisto, donde la vida se rige por los ciclos rurales y donde la agricultura y la ganadería son fundamentales en la vida cotidiana de los habitantes.

En los últimos años, la Región Centro de Portugal ha ganado una nueva vida por medio de la recuperación de 24 aldeas típicas. Siguiendo una iniciativa de ADXTUR ,  Agência para o Desenvolvimento Turístico das Aldeias do Xisto (Agencia para el Desarrollo Turístico de las Aldeas de Xisto), en colaboración con 21 municipios de la Región Centro, los habitantes se han involucrado en este proyecto de remodelación de sus aldeas. Poco a poco las casas hechas de xisto (esquisto), imagen de marca de la región, han sido restauradas mediante técnicas tradicionales, los puntos de interés turísticos han sido mejorados y han aparecido nuevos polos de actividad comercial administrados por los lugareños. Espacios de turismo rural, una gran oferta de deportes de aventura, una restauración basada en las tradiciones gastronómicas y la recuperación de la artesanía local son apuestas para transformar las Aldeas de Xisto en uno de los destinos turísticos más atractivos de Portugal, revitalizando la región y atrayendo al interior del país a quien se quiera deslumbrar con el encanto natural de esta tierra de las Beiras.

El Descubrimiento empieza aquí

En estas pequeñas localidades, distribuidas por 14 municipios del país, siempre hay algo que hacer. Recorrer las aldeas de calles sinuosas y casas de esquisto, donde la vida se rige por los ciclos rurales y donde la agricultura y la ganadería son fundamentales en la vida cotidiana de los habitantes. Visitar los numerosos miradores y observar los paisajes deslumbrantes en los que las aldeas ya no son más que pequeñas formaciones de piedra rodeadas por la inmensidad del verde. Asimilar las tradiciones de estas gentes, que, aisladas, independientes y creyentes en Dios, han construido y dado vida a un patrimonio cultural rico, expresado en la abundancia de iglesias y capillas, en el colorido de las fiestas y romerías, así como en las costumbres de la vida cotidiana. Conocer las maravillas naturales del terreno, explorando las sierras y rocas, cuevas y cascadas, ríos, presas y playas fluviales, la flora y la fauna, en un entorno ideal para varios tipos de deportes al aire libre. Saborear las delicias de la gastronomía de las Beiras que integran la Carta Gastronómica das Aldeias do Xisto siguiendo la ruta de los restaurantes típicos, en los que se domina el arte de la hospitalidad. Disfrutar de las actividades ofrecidas por la agenda cultural de la región, donde se juntan exposiciones, teatro, caminatas, encuentros, música, mercados y festivales que ofrecen a todos los gustos y sensibilidades una forma diferente de estar en la región. Así vale la pena vivir el interior de Portugal.

24 veces lo mejor de Portugal

La oferta diversificada que tienen para dar las Aldeas de Xisto cuenta con el apoyo de una sólida estructura de agentes cualificados. Se trata de auténticos dinamizadores de las economías locales, organizados mediante una estructura eficaz y calculada que, sacando partido de su gradual experiencia, pone a disposición de la red de aldeas un conjunto de organismos comunes. Son las Lojas Aldeias do Xisto (Tiendas Aldeas de Xisto), la Red de Playas Fluviales y la Red de Arte Rupestre, que, siguiendo un modelo de desarrollo sostenible, permiten una conexión entra la tradición y la innovación, el día a día cotidiano y la oferta turística. Nacidas como un sueño, las Aldeas de Xisto son hoy una referencia de calidad, renovación, creatividad, preservación y buenas prácticas. Son lo mejor de Portugal a disposición de quien quiera descubrir el Centro del país.

Return to the top