Aldeas Históricas de Portugal

Pueden ser insignificantes puntos en el mapa del mundo, pero gracias a ellas cambió el destino de un país. Con ubicaciones estratégicas junto a la frontera española, las aldeas históricas de Portugal son fruto del trabajo de varias generaciones de reyes que, preocupados por la defensa del territorio, se encargaron de poblar y fortificar la región.

Pueden ser insignificantes puntos en el mapa del mundo, pero gracias a ellas cambió el destino de un país. Con ubicaciones estratégicas junto a la frontera española, las aldeas históricas de Portugal son fruto del trabajo de varias generaciones de reyes que, preocupados por la defensa del territorio, se encargaron de poblar y fortificar la región. Destacando a D. Afonso Henriques, fundador del Condado Portucalense, y a D. Dinis, el rey que firmó el tratado que fijó la frontera con España, hoy la más antigua de Europa, fueron muchos los gobernantes que edificaron castillos y murallas, otorgaron cartas forales y ofrecieron privilegios a quien allí se estableciese. Porque en tierra sin pueblo es fácil que se instale el enemigo, pero no en estas tierras donde tuvieron lugar tantas batallas. En cada victoria el pueblo veía un milagro, originando la construcción de una capilla o una iglesia. En cada episodio nacía una leyenda, dándole un aura mágica a la Beira portuguesa. Y así, siglo tras siglo, se fue construyendo, destruyendo y volviendo a construir un patrimonio que hoy sigue invocando toda la Historia de Portugal. Ven a descubrirlo en Almeida, Belmonte, Castelo Mendo, Castelo Novo, Castelo Rodrigo, Idanha-a-Velha, Linhares da Beira, Marialva, Monsanto, Piódão, Sortelha y Trancoso.

El Programa de las Aldeias Históricas

Tal como en el Portugal medieval estas aldeas se aliaban para combatir al enemigo, hoy en día se alían para combatir los efectos del paso del tiempo y de la desertización. La Rede das Aldeias Históricas ha venido a dar al interior de la región centro de Portugal una estrategia de desarrollo y valorización centrada en los valores de la historia, la cultura y el patrimonio. Lo que empezó como un simple conjunto de obras públicas –con la recuperación de fachadas y techos de casas, arreglos urbanísticos, mejora de accesos y renovación de monumentos– ha acabado por significar una recuperación de las aldeas, no solo como espacios físicos sino también como conjuntos simbólicos, capaz de promover la economía, dando oportunidades a los actores locales para intervenir y también estimulando socialmente la región. Las caras tan frecuentemente avejentadas de la gente que permaneció en la aldea se cruzan hoy con las de miles de visitantes que llegan en busca de una aventura por el pasado y del alma de la Beira portuguesa.

Naturaleza, Cultura e Historia de Portugal

Fundadas en una región repleta de valores naturales, la Beira portuguesa, las Aldeas Históricas se benefician de la proximidad de la Serra da Marofa, del Parque Nacional da Serra da Estrela, de la Gardunha y de la Reserva Natural da Malcata. Con un marco como este, nadie se resiste a explorar los innumerables caminos entre aldeas, aprovechando para dar un paseo a pie, en bicicleta o en coche. Déjate inspirar por el paisaje fascinante y aprovecha para probar algunos de los productos regionales más auténticos. También en los quesos, en el vino, en el cabrito, en el cordero, en los embutidos y en el aceite de oliva típicos de la región centro de Portugal se encuentran los rastros de la historia. Después, visita los centros históricos y su patrimonio religioso, arquitectura popular, palacios y casas señoriales, castillos, murallas y fosos, picotas, prisiones y casas de cámara. Déjate transportar al Portugal Medieval, y también a los Descubrimientos, a la Restauración, a las Invasiones Francesas o hasta la Prehistoria. Y no quieras verlo todo de una vez. Un día querrás volver a las Aldeas Históricas de Portugal, con toda seguridad.

Return to the top