Centro termal de São Pedro do Sul

Junto con el turismo histórico y natural, el distrito de Viseu destaca por el turismo de salud y bienestar. Un buen ejemplo son la Termas de São Pedro do Sul; la modernidad de sus instalaciones y su especialización técnica te garantizan unos días bien aprovechados.

Junto con el turismo histórico y natural, el distrito de Viseu destaca por el turismo de salud y bienestar. Un buen ejemplo son la Termas de São Pedro do Sul; la modernidad de sus instalaciones y su especialización técnica te garantizan unos días bien aprovechados. Tanto si quieres embarcarte en un programa de cura de agua de dos semanas de duración como si solo quieres relajarte durante dos o tres días, este es, sin duda, un sitio que vale la pena considerar. Fuera del ajetreo de la ciudad y en absoluta armonía con la naturaleza, ven a experimentar los placeres de las termas y guarda también algo de tiempo para visitar el Bioparque de São Pedro do Sul o dar un paseo por las sierras de Arada, Gralheira y S. Macário. Verás que vale la pena.

La opción natural

Más de 2.000 años de experiencia muestran que las aguas mineromedicinales pueden ser, para muchos pacientes, un tratamiento natural y sin efectos secundarios. Especialmente indicadas para el tratamiento de enfermedades reumáticas, como osteoartritis, artritis reumatoide, espondilitis anquilosante o fibromialgia, y respiratorias, como asma, rinitis, sinusitis, bronquitis, otitis, entre otras, las Termas de São Pedro do Sul ofrecen un seguimiento médico especializado. Déjate aconsejar sobre el programa más adecuado a tu condición física, deja que cuiden de ti y verás cómo los resultados mejoran tu cuerpo y tu espíritu.

En las termas con la Historia

Frecuentadas por reyes y reinas a lo largo de los siglos, las Termas de São Pedro do Sul, tienen una reputación que solo da un largo pasado. Hace más de 2.000 años ya se hacía uso de las propiedades termales de estas aguas, pero fueron los romanos los que dejaron los vestigios patrimoniales más importantes ligados a la hidroterapia, visibles en los elementos de piedra que pertenecieron al Balneum romano aquí construido a principios del siglo I.

Posteriormente, las llamadas Caldas Lafonenses serían frecuentadas por el monarca D. Afonso Henriques, tras fracturarse este una pierna en la batalla de Badajoz. Sin embargo, es al rey D. Manuel I al que se debe la construcción del Hospital Real das Caldas de Lafões en 1515 y el consiguiente desarrollo de la población. En el siglo XIX, la reina D. Amélia probó con éxito las aguas del moderno Balneario que reemplazó al hospital manuelino, y desde entonces el nombre de la reina se asociaría a las Termas de São Pedro do Sul.

Hoy, el Balneario Rainha D. Amélia es la alternativa más cómoda para quien busca un ambiente de bienestar termal con trato personalizado de alto nivel. Muy cerca de las ruinas romanas, el Balneario D. Afonso Henriques ofrece, en sus recientemente renovadas instalaciones, los más innovadores programas en termalismo de salud.

Return to the top