Coimbra

Si “Coimbra es una lección”, como dice la canción popular, es en primer lugar una lección de la historia de Portugal.

Si “Coimbra es una lección”, como dice la canción popular, es en primer lugar una lección de la historia de Portugal.Aquí están sepultados D. Afonso Henriques y D. Sancho I, los primeros reyes de la corona portuguesa, y por toda la ciudad hay marcas dejadas por los constructores de la nación, tanto en las instalaciones de la Universidad, creada por D. Dinis, como en los monumentos de visita casi obligada, entre los que destacan los ordenados por D. João III, el Marquês de Pombal y D. Manuel. De la grandeza de la Biblioteca Joanina al simbolismo del Convento de Santa Cruz, la antigua capital del reino está repleta de testimonios del pasado.

Y también es, sin duda, una lección de tradición. En ninguna otra ciudad portuguesa se vive como en Coimbra el fervor de la tradición académica, presente en la vida cotidiana de los estudiantes, que en el evento anual de la “Queima das fitas” (Quema de las cintas) celebran el momento más esperado del año académico. En la Torre de la Universidad todavía tocan las campanas que desde el siglo XVI rigen la vida académica, sin olvidar que se trata, por encima de todo, de una ciudad universitaria.

Y, como no existe una pasión más fuerte que la de la juventud, Coimbra no podía dejar de ser también una lección de romanticismo. La ciudad de los poetas y del fado, en la que en cada esquina vivió un gran autor, es también la tierra de Inês de Castro y del rey D. Pedro, personajes históricos que vivieron la historia de amor más famosa y, probablemente, también la más trágica. Conocer la Quinta das Lágrimas, mojar los pies en el río Mondego y cruzar el puente Pedro e Inês, o perderse en la exuberante Mata do Buçaco es descubrir la “capital del amor en Portugal”.

Más allá de la narrativa de la “Linda Inês”, conoce también la vida de otra mujer importante íntimamente ligada a Coimbra, la Reina Santa Isabel. Patrona de la ciudad y fundadora del Mosteiro de Santa Clara, la piadosa esposa de D. Dinis jugó un papel destacado en la política de la época, siendo importante para mantener la paz del reino. La leyenda de la Reina Santa y de su Milagro de las Rosas le dio para siempre ante la devoción popular su imagen de soberana bondadosa, por lo que es, aún hoy, una figura emblemática de la historia y de la vida de Coimbra.

Pero también las mujeres y los hombres de hoy forman parte de la identidad de la ciudad, dando vida a las calles antiguas, apreciando la gastronomía y los vinos de la región o beneficiándose de las aguas medicinales de Luso o de Cúria. Haz como ellos. Ven a descubrir Portugal en Coimbra y aprende, entre tantas otras cosas, a “decir saudade”.

Return to the top