Guarda

Situada en pleno paisaje montañoso de la Serra da Estrela, Guarda fue uno de los bastiones más importantes de un conjunto de fortificaciones que defendían la frontera portuguesa con Castilla y León en la Edad Media.

Situada en pleno paisaje montañoso de la Serra da Estrela, Guarda fue uno de los bastiones más importantes de un conjunto de fortificaciones que defendían la frontera portuguesa con Castilla y León en la Edad Media. Con vestigios de ocupación humana desde la prehistoria, la ciudad más alta de Portugal fue oficialmente fundada por Sancho I, que la dotó de carta foral en 1190. La puerta guardada del territorio nacional es también la puerta de un distrito digno de descubrir, en el que se cruzan la ruta de las Aldeas Históricas con los Castillos de Frontera, la ruta de las Juderías y la prehistoria del país.

En la región

Si quieres saber más sobre los orígenes históricos de la región de Guarda, no dejes de visitar el municipio de Fornos de Algodres, que conserva algunos de los más importantes vestigios arqueológicos de la Beira. Empieza por el Dolmen de Corgas da Matança y continúa con el Dolmen de Cortiçô, donde las estructuras megalíticas se funden con la naturaleza. Visitar el poblado de la edad del bronce en Fraga da Pena o el Castro de Santiago y reconstituir la vida ancestral de pueblos de montaña. Recorre los fragmentos de calzada romana, en Maceira y en Fornos, para luego seguir hasta las necrópolis medievales de Forcadas y Vila Ruiva. ¡Déjate cautivar por las huellas de la historia!

Return to the top