Janeiro de Baixo

Junto al río Zêzere y rodeada por un paisaje deslumbrante que armoniza sierras, rocas y valles con lagunas, ríos y riveras, Janeiro de Baixo es el lugar ideal para olvidarse del resto del mundo.

Junto al río Zêzere y rodeada por un paisaje deslumbrante que armoniza sierras, rocas y valles con lagunas, ríos y riveras, Janeiro de Baixo es el lugar ideal para olvidarse del resto del mundo.  En el núcleo central de la aldea, las casas de obra y mortero que crecieron de forma desordenada se conjugan con la iglesia y las pequeñas capillas, ofreciendo una agradable zona de ocio en la que no falta un camping. Allí, piérdete entre curiosidades únicas como el molino excavado en la roca, la antigua aceña movida por el agua que se aprovecha de la inclinación del terreno en el que fue instalada, o la original memoria del Tronco, el lugar donde antiguamente les ponían las herraduras a los animales. Muy cerca, no dejes de recorrer la imponente Presa de Santa Luzia y deslúmbrate con la Garganta dos Penedos da Foz de Bogas, antes de partir para descubrir el “concelho” (condado) de Pampilhosa da Serra.

Return to the top