Martim Branco

Martim Branco es como el olor a pan recién hecho en horno de leña: familiar, tradicional y absolutamente irresistible. Los hornos comunitarios son, de hecho, los elementos más interesantes de esta aldea y en ellos se cuece no solo el pan, sino también los pasteles y el cabrito.

Martim Branco es como el olor a pan recién hecho en horno de leña: familiar, tradicional y absolutamente irresistible.  Los hornos comunitarios son, de hecho, los elementos más interesantes de esta aldea y en ellos se cuece no solo el pan, sino también los pasteles y el cabrito. Recientemente recuperados y con mucha vida en la actualidad, estos hornos son, como las fuentes de la aldea, puntos de encuentro y reunión de las gentes de la población. Prueba los manjares que salen de los hornos y no dejes de apreciar la belleza de la margen del río, el elemento más distintivo de la aldea además de las casas de esquisto. Antes de partir visita la Casa de Artes e Ofícios, una antigua residencia transformada para reactivar los molinos de la rivera de Almaceda y la cultura del lino y del telar, donde se encuentra también una Loja Aldeias do Xisto.

Return to the top