Mosteiro de Santa Cruz de Coimbra

Espacio cuya historia se cruza con la historia del país, el Mosteiro de Santa Cruz fue fundado durante el reinado de D. Afonso Henriques por un grupo de doce religiosos de Santo Agostinho.

Espacio cuya historia se cruza con la historia del país, el Mosteiro de Santa Cruz fue fundado durante el reinado de D. Afonso Henriques por un grupo de doce religiosos de Santo Agostinho.Esta comunidad monástica fue, de hecho, la casa monástica más importante de los reinados de la primera dinastía y marcó un periodo fundamental en la formación de la identidad de Portugal, contribuyendo para la afirmación política de Coimbra durante la fundación del reino.

Dominio de la Orden de Santo Agostinho, Santa Cruz de Coimbra se convirtió en una importante escuela medieval, formando a intelectuales y a personas vinculadas al poder político, y actuando como apoyo de la nueva dinastía. D. Afonso Henriques fue siempre una figura presente en la vida del monasterio, y acabó escogiendo este espacio como el lugar de su sepultura, como también hizo algunos años después, su hijo, D. Sancho I.

En los siglos siguientes, Santa Cruz se convirtió en sede de un gran territorio eclesiástico y firmó así su reputación como centro cultural e intelectual del reino. A partir de 1527, asociándose a otros monasterios de religiosos portugueses, se constituyó la Congregación de Santa Cruz y se fundó el Collegium Sapientiae, que se mantuvo como un importante centro académico ligado a la Universidad de Coimbra, donde daban clase varios de los profesores de la Orden.

El Edificio del monasterio

Tras el inicio de su construcción, en 1131, el Mosteiro de Santa Cruz inició el año siguiente la vida comunitaria, aunque las obras se acabaron prolongando durante casi un siglo, con lo que la capilla mayor de la iglesia se acabó en 1150 y la iglesia solemnemente dedicada solo fue finalizada en 1228. La creciente importancia del monasterio le ha provocado tantos retoques que hoy en día poco queda de la construcción románica original.

La principal, la que le dio al edificio su aspecto actual, data de la primera mitad del siglo XVI, cuando D. Manuel, preocupado con la dignidad de la última residencia de los dos primeros reyes de Portugal, se encargó de patrocinar una campaña de obras que debía enriquecer tanto el exterior como el interior. Llevada a cabo por los arquitectos y escultores más importantes de la época manuelina, la obra se inició en 1507, bajo la dirección de Boytac, primero y, después, de Diogo de Castilho. A este arquitecto se debe el diseño de la fachada monumental, cuyas esculturas fueron ejecutados por Nicolau de Chanterenne, el famoso escultor que también reformó los sepulcros de los monarcas Afonso Henriques y Sancho I.

Las obras se prolongaron a lo largo del reinado de D. João III, siendo en esa misma época cuando se construyó el Jardín da Manga, una pequeña joya de la arquitectura renacentista diseñada por João de Ruão que vale la pena visitar.

No dejes de ver en el Mosteiro de Santa Cruz:

  • El espacio interior, cubierto por imponentes bóvedas de nervaduras y decorado por azulejos barrocos
  • El Claustro del Silencio, diseñado por Marcos Pires, con bajorrelieves de escenas de la Pasión, obra de Nicolau Chanterenne
  • La sacristía del siglo XVII, que incluye pinturas de Grão Vasco y Cristóvão de Figueiredo
  • El coro alto con la impresionante fila de sillas manuelina
  • El órgano barroco construido entre 1719 y 1724

Rua Martins de Carvalho, 33001-801 Coimbra

Return to the top