Peniche, el paraiso geológico de Portugal!

La península de Peniche presenta una sucesión geológica de estratos de rocas sedimentarias carbonatadas que remontan al período Jurásico, un registro único y sistemático de 20 millones de años de la historia geológica portuguesa.  Paisajes dramáticos de otro mundo como nunca habéis visto y que se le cortarán la respiración. Un eco-sistema sin igual que

La península de Peniche presenta una sucesión geológica de estratos de rocas sedimentarias carbonatadas que remontan al período Jurásico, un registro único y sistemático de 20 millones de años de la historia geológica portuguesa.  Paisajes dramáticos de otro mundo como nunca habéis visto y que se le cortarán la respiración.
Un eco-sistema sin igual que hace de Peniche el mejor local en Europa para observar las aves migratorias.  Los estudios de los estratos de Peniche evidencian que la Península Ibérica en el Jurásico Inferior era una isla y las áreas que hoy incluyen las ciudades de Coimbra, Lisboa y Peniche eran mar y solo había ambiente marino. Una historia registrada en las rocas que remonta al inicio del Jurásico (hace 200 millones de años) y a los albores de la vida más reciente en el planeta azul. Las zonas continentales era ya habitadas por dinosaurios y la Península Ibérica se ubicaba cerca de la región norte del continente americano.

Es el más grande registro de rocas de ese período en Portugal, relacionado con una era marina que empezó hace 190 millones de años antes de la formación del Oceano Atlántico.

Sitios de interés geológico en la Península de Peniche:

1.
Papôa
En la costa norte de Peniche se encuentra una pequeña península calcárea y una brecha volcánica conocida como el islote de Papôa. Esta formación rocosa presenta un modelo cárstico y es un punto de pesca muy afamado, ofreciendo vistas preciosas sobre el mar.

El islote de Papôa marca el inicio de la playa de Baleal. Es un refugio para surfistas donde el viento sopla del sudeste  y que es también un excelente punto para hacer birdwatching.

Peniche es de hecho el mejor local para observación de aves migratorias de Europa, como por ejemplo: el cormorán moñudo (Phalacrocorax aristotelis), la gaviota reidora americana  (Larus atricilla) o el charrán rosado  (Sterna dougallii).

2.
Playa do Portinho da Areia do Norte

La Playa do Portinho da Areia do Norte es un rincón privilegiado para contemplar la Reserva Natural de Berlengas desde lejos.

La pequeña área arenosa se ubica en una ensenada y en el norte se ubica la península de Papôa, famosa por sus olas gigantescas.

Las victimas del naufragio del navío San Pedro de Alcântara fueron enterradas ahí en el día 2 de febrero de 1786.

3.
Ponta do Trovão y Playa do Abalo
Ponta do Trovão se ubica en la zona norte de la península de Peniche, emergiendo sobre una punta rocosa, rodeada por una ensenada que forma la Playa do Abalo.

De acuerdo con la clasificación de Ponta do Trovão por International Union on Geological Sciences “la Ponta do Trovão presenta una sucesión de tocas carbonatadas sedimentares del Jurásico que consiste en un testimonio continuo y desigual de 20 millones de la historia geológica portuguesa. Es sin duda el más grande registro de rocas de ese período, durante la fase marina que empezó hace 190 millones de años antes de la formación del oceano Atlántico.”

4.
De los Remédios al Cabo Carvoeiro
Del mirador al Cabo Carvoeiro se encuentra un magnifico paisaje cárstico formada por rocas de diversas formas, donde los turistas se detienen a menudo. Esta porción de la costa de la península de Setúbal tiene un patrimonio natural muy rico, especialmente en el plano del escenario y de la geomorfologia.

5.
Gruta da Furninha
La cueva de la , situada en la costa sur de la península de Peniche, es una cavidad natural ocupada durante el período de pre-histórico y el sitio prehistórico más importante de la comarca.

Situado en la actualidad por el mar, esta cueva fue ocupada entre el Paleolítico Medio y Tardío Calcolítico. En 1880 fue encontrada por el investigador Joaquim Nery Delgado.

Se utiliza como un refugio y una necrópolis, este sitio prehistórico fue la fuente de un vasto patrimonio arqueológico, tales como: huesos de varios homínidos, a saber, el Homo Sapiens (Hombre de Neanderthal); vestigios de la fauna de la época cuaternaria (peces y mamíferos); utensilios líticos (hachas de mano, puntas de flecha, hachas de piedra pulida); utensilios de hueso y varias cerámicas neolíticas (los famosos jarrones de suspensión de Gruta da Furninha).

Este patrimonio arqueológico se puede observar en varios museos de la ciudad, como el Museo Municipal de Peniche.

Return to the top