Santuario de Valinhos

El pequeño pueblo de Aljustrel fue el local de nacimiento de los tres pequeños pastores y la casa de los hermanos Francisco y Jacinta pueden ser visitadas, así como la casa de Lúcia, convertida en un museo que retrata el modo de vida del início del siglo 20. Partindo de Aljustrel podrá recorrer la via

El pequeño pueblo de Aljustrel fue el local de nacimiento de los tres pequeños pastores y la casa de los hermanos Francisco y Jacinta pueden ser visitadas, así como la casa de Lúcia, convertida en un museo que retrata el modo de vida del início del siglo 20. Partindo de Aljustrel podrá recorrer la via sacra de Valinhos. Este era el camino que Lúcia, Jacinto y Francisco seguían desde Aljustrel a la Cova da Iria.

Esta via sacra tiene 14 estaciones en memoria de la Pasión de Jesus y hay también una 15ª estación que evoca la Resurrección conocida como el Calvario Húngaro o la Capilla de Santo Estêvão. La capilla y las estaciones de la ia sacra fueron dádiva de los Católicos húngaros, refugiados en el Ocidente después de la invasión soviética de Hungria.

La via sacra (inaugurada en ela día 11 de agosto de 1962) y la Capilla (inaugurada en el día 12 de marzo de 1964) fue proyectada por el ingeniero Ladislau Marec. La 15ª estación fue inaugurada en el día 13 de octubre de 1992.

Antes de llegar a la Capilla de Santo Estêvão, los viajeros pueden ver el rincón “Loca do Ajo”, donde los tres pastores han recibido el “Angel de la Paz” por la primera y la tercera vez (en la primavera y en el otoño de 1916).

Este es un local de absoluta reclusión, totalmente preservado, donde los olivos y los robles definen el espírito del local.

El Calvario Húngaro y la via sacra de Valinhos  son un punto obligatorio para todos los peregrinos que viajen a Fátima, el altar del mundo, en busca de fe y de respuestas para sus problemas diarios. Es el local perfecto para rezar y para introspección.

Return to the top