Sinagoga de Tomar | Cerrará para obras de renovación a partir de 17 de Abril (durante un período mínimo de 6 meses)

Rarísimo ejemplar de los templos judíos medievales y del arte prerrenacentista portugués, la sinagoga de Tomar es la única de esa época íntegramente conservada aún existente en Portugal. Fue construida a mediados del s. XV con una función religiosa, lo que revela la disponibilidad financiera de la comunidad judía aquí residente, su vigor y su prosperidad.

Rarísimo ejemplar de los templos judíos medievales y del arte prerrenacentista portugués, la sinagoga de Tomar es la única de esa época íntegramente conservada aún existente en Portugal. Fue construida a mediados del s. XV con una función religiosa, lo que revela la disponibilidad financiera de la comunidad judía aquí residente, su vigor y su prosperidad.

La arquitectura del edificio, simple y con influencias orientales (de planta casi cuadrangular con bóvedas de aristas asentadas en cuatro columnas, capiteles
decorados con motivos geométricos y vegetales y doce repisas adosadas a las paredes), está cargada de simbolismo: las repisas representan las doce tribus de Israel;
las columnas señalan las cuatro matriarcas de Israel – Sara, mujer de Abraham; su sobrina Rebeca, esposa de Isaac; Lea y Raquel, hermanas, hijas de Labán; los capiteles indican los parentescos de las matriarcas – dos iguales para las hermanas y los restantes, diferentes, para la tía y sobrina.

En cada esquina superior existen dos orificios, que corresponden a las bocas de las vasijas de barro colocadas dentro de las paredes, invertidas, para mejorar la acústica
del templo. Una de ellas está parcialmente visible, para una mejor comprensión.

Además de la función para la que fue edificada, sirvió también como escuela, asamblea y tribunal de la comunidad judía tomarense. Fue cerrada en 1496, por ocasión del edicto manuelino de expulsión de los judíos, tras lo cual se convirtió en prisión; en el s. XVII es mencionada como ermita de S. Bartolomeu; en el s. XIX fue pajar, granero, almacén de comestibles, bodega y depósito. En 1921, a raíz de una visita (1920) de miembros de la Asociación de Arqueólogos Portugueses, obtuvo la clasificación de monumento nacional.

En 1923, Samuel Schwarz, un judío polaco ingeniero de minas llegado a Portugal seis años antes, adquirió la sinagoga de Tomar, recuperándola del estado de abandono en el que se sumía, y la donó al Estado portugués (1939) para que se instalase en ella un museo: el Museo Luso-Hebraico de Abraão Zacuto.

El acervo del museo está formado por lápidas funerarias procedentes de varios lugares de Portugal. Las excavaciones en la sala anexa dieron a conocer monedas del tiempo del reinado de D. Afonso V (1448–1481) – confirmando así la fecha probable de construcción de la sinagoga –, cerámica de uso doméstico y el sistema de calefacción de agua para el baño ritual de purificación: Mikvah.

También podemos encontrar objetos relacionados con la cultura judía, alhajas religiosas, recuerdos de visitantes y un fondo documental.
El patrón del museo, Abraão Ben Samuel Zacuto (1450-1515), natural de Salamanca, fue astrónomo, matemático, médico y rabino. Su origen judío lo obligó a refugiarse en Portugal, precioso instrumento para el emprendimiento de los descubrimientos. También D. Manuel lo mantuvo al servicio de Portugal hasta la expulsión de los judíos (1496). Dos veces condenado al ostracismo, falleció en Turquía, tras haber pasado por Túnez, donde escribió una Historia del pueblo judío.

Return to the top