Un monasterio cisterciense sorprendente: São Cristóvão de Lafões

S. Pedro do Sul , en el corazón del valle de Lafões, está rodeado por las Sierras de Arada y São Macário, ambas pertenecientes al macizo de Gralheira. Frondosos paisajes verdes atravesados por el río de aguas cristalinas y pueblos ocultos en los valles. Situado en un lugar idílico , a 14 km de S.

S. Pedro do Sul , en el corazón del valle de Lafões, está rodeado por las Sierras de Arada y São Macário, ambas pertenecientes al macizo de Gralheira. Frondosos paisajes verdes atravesados por el río de aguas cristalinas y pueblos ocultos en los valles. Situado en un lugar idílico , a 14 km de S. Pedro do Sul, cerca de Santa Cruz da Trapa, encontrará el antiguo  y muy noble Monasterio de São Cristóvão de Lafões.Aislado en la cima de la montaña y Arada, cerca del río Barosa, el Convento de São Cristóvão de Lafões rinde un homenaje al santo de São Bento y al lugar de su primer retiro espiritual. Él es el santo patrón de este conjunto conventual, siendo también es el protector de los “caminantes solitarios”.

Frei João Cerita fue un prior y un abad bajo el reinado de D. Afonso Henriques, cuando el convento adopta la regla de São Bento. Este convento fue integrado en la Orden del Cister en torno al año 1161 .

Junto con otros monasterios cistercienses, el Monasterio de São Cristóvão de Lafões ha vivido momentos de grandeza, es decir, en la Edad Media, en el siglo 17 cuando fue reconstruido y cuando se le dio el título de Real Monasterio de S. Cristóvão de Lafões por el generoso rey D. João V. Pero también hubo momentos de decadencia, sobretodo bajo el gobierno ruinoso de los abades seculares.

El paisaje es mágico, lleno de especies locales, como robles , laureles , castaños, avellanos y el la huella genial de los monjes cistercienses: el Acueducto de las Aguas Reales, construido para llevar agua al monasterio.

Return to the top