Los franciscanos fundaron su comunidad en Aveiro en 1524. La iglesia de Santo António es una obra ya del siglo siguiente, de estilo barroco, en que la suntuosa decoración de talla y azulejo del espacio interior nos cautiva por el contraste con la austeridad de la piedra en la fachada.