La estación de tren de Aveiro está adornado con muchos paneles de «azulejos» da Fábrica da Fonte Nova (1916) que muestran motivos regionales. Este encantador edificio, que está llena de luz natural, tiene la colección más importante de «azulejos» al aire libre en Aveiro.