Ubicada sobre el rio Alva y la ribera de Caniça a una altitud de 700 metros, este es rincón ideal para observar el río Mondego.

En los alrededores de la aldea, el souto da Lapa es un bosque de castaños centenarios que acoge una grande diversidad de especies de fauna y de flora, algunas de las cuales muy raras en Portugal.

Pero la ribera da Caniça tiene también sus secretos: las quedas de agua de Caniça, la peculiar formación rocosa Cornos do Diabo y el hoyo del Sumo, donde el agua fluye bajo la tierra.

En el verano la playa fluvial de Lapa dos Dinheiros es un local idílico.