Situado frente a Peniche, el archipiélago está formado por 3 grupos de islotes: Berlenga Grande (el único que está habitado y que se puede visitar en barco desde Peniche) y los arrecifes cercanos, Estelas y Farilhões-Forcadas; su naturaleza geológica es diferente a la que encontramos en la costa portuguesa.

Las islas tienen una fauna y flora especiales, con características que hacen que su ecosistema sea único en el mundo. Esta importancia llevó a la creación de la Reserva Natural de Berlenga en 1981.

Parede de Rabo de Asno

Las cuevas marinas son hábitats de gran valor ecológico y geológico. Este hábitat es muy específico e importante en términos de productividad marina, proporcionando un refugio para varias especies de peces que utilizan la zona como criadero (como el safio – Conger conger) y para muchos invertebrados marinos. En el archipiélago de las Berlengas, hay varias cuevas marinas muy interesantes por la biodiversidad marina. Debido a la frágil luz que penetra en las cuevas, hay pocas algas y plantas, sin embargo, las cuevas marinas son auténticos refugios de fauna, con muchas especies de invertebrados (aficionados del mar) y tunicados que cubren las paredes rocosas. La belleza única de estas cuevas atrae a muchos buceadores.

“Parede de Rabo de Asno” es «el» buceo que todos quieren hacer.

La roca es famosa por su pared roja, cubierta de corales blandos, y por su cueva. El reflejo de las aguas azules brillantes se asemeja a una pared de corales marinos tropicales. En ciertas partes, la densidad de los corales blandos cubre la roca por completo; en el interior de la cueva, todavía se pueden encontrar paredes cubiertas de corales blandos y los bancos de fanecas cubren a veces el horizonte. Una vista magnífica.

Es una inmersión con corriente habitual, que hace que los pelágicos se alimenten a lo largo de la pared. En los extremos de la roca suele haber besugos. Y también es posible observar el pez luna.

Ubicación: Berlengas
Tipo de buceo: ocio
Local de buceo: mar
Atracciones principales: fundo arenoso, vida marina, ruinas
Profundidad media: 28 m
Profundidad máxima: 30 m
Temperatura del agua: 16ºC-20ºC

Flandres

Un buceo muy fácil y relajado en la isla de Berlengas. La inmersión se realiza en un fondo plano de arena donde se pueden encontrar algunos rubios barbúos (Trigloporus lastoviza) y desde allí nos dirigimos a una pequeña cueva, donde podemos encontrar algunas brótolas (Phycis phycis). También visitará unas pequeñas ruinas donde abunda el pulpo y donde podrá observar doradas y salemas.

Profundidad máxima: 15 m

Quebradas

En el lado noroeste de la Berlenga, sólo se puede bucear en los días en que el mar está en calma y sin viento. Lugar muy salvaje con cañones muy abruptos y rico en bancos de besugos en las «aguas blancas». Las visibilidades suelen ser de más de 15 metros.

Profundidad máxima: 16 m

Primavera

Las ruinas son el punto más fácil de buceo en Berlengas. Su ubicación protegida nos permite bucear allí, siempre que no sea posible en otro lugar. Aunque esté muy decadente, Primavera nos da la magia de sumergirnos en la ruina. Allí podemos observar brótolas, gallinetas, durdos y langostas. También se pueden ver peces dorados y peces luna.

Profundidad máxima: 24 m

Baía do Cerro do Cão

Esta bahía se encuentra en la parte norte de la Berlenga, junto a una roca que tiene la silueta de un perro acostado. Es una bahía cortada por cañones, siempre paralela a la roca y donde se sumerge de un cañón a otro. Tiene pasajes muy interesantes en los que a veces nos encontramos bajo arcos. En las paredes batidas junto a la Berlenga hay siempre una gran variedad de peces y es frecuente ver bancos de pequeños peces pelágicos en medio del agua.

Profundidad máxima: 25 m

Vapor do Trigo – Andreos

Andreos es otro lugar protegido, cerca de la Berlenga, que se puede hacer incluso con mares difíciles. La zona más interesante está alrededor de las calderas, habitadas por grandes residentes, pero la estructura también tiene muchos agujeros interesantes para explorar. Suele haber doradas nadando solas o en pequeños bancos. Al tratarse de una zona de confluencia, es habitual ver aquí peces luna.

Profundidad máxima: 26 m

Rinchão

Este arrecife se encuentra al norte de Berlenga. Peligroso para la navegación, es, sin embargo, un lugar fantástico para el buceo. La cabeza aparece a veces fuera del agua en las mareas altas y tiene una pendiente donde el agua sube y los peces se alimentan, que baja hasta los 30 metros. La cantidad de peces es a menudo sorprendente: dorada, salema, lubina, seriola y pejepuerco son especies recurrentes. En la parte más profunda, sus paredes están cubiertas de gorgonias rojas (Paramuricea Clavata) y de restos de un naufragio, el Gomes VIII, del que aún podemos ver la caldera, partes del motor y algo de la estructura original. Es un buceo expuesto con corrientes frecuentes.

Profundidad máxima: 32 m

Parede Rinchoa

Como su nombre indica, este muro se encuentra junto al Rinchão. Consiste en la cabeza de un arrecife que comienza a 13 metros con una pared de hasta 35 metros. La pared está orientada al norte y está surcada por la típica gorgonia roja (Paramuricea clavata). También cuenta con pequeñas cuevas habitadas por congrios y una zona donde se pueden ver las grandes lubinas en las profundidades y la seriola en las partes más en la superficie.

Profundidad máxima: 35 m