Es un queso curado de pasta blanca, entre semidura y dura, con pocos ojos (pequeños e irregulares) o ninguno.

En la primavera, el queso de Rabaçal está, como diría Eça de Queirós, redondo y divino.