Cuenta la leyenda que en 1484 la Reyna Dueña Leonor, esposa de D. João II, pasara a camino de Batalha por el rincón donde iba a nacer Caldas da Rainha y ahí había encontrado un grupo de personas que se bañaban en las aguas calientes y pantanosas. Y les preguntara porqué lo hacían. Ellos le han dicho que esas aguas curaban los más diversos males y entonces la Reyna también se ha bañado ahí y se curara de su enfermedad. Ha decidido edificar un edificio de baños y el Hospital Termal de Nuestra Señora do Pópulo, en 1485, ¡el hospital termal más antiguo del mundo!

La fundación de Caldas da Rainha se confunde con la creación del propio Hospital Termal, influenciando de forma indeleble la identidad de esta ciudad. Y la ciudad debe su nombre a la Reyna Dueña Leonor. 

Caldas da Rainha también se ha tornado celebre por su tradición cerámica, fuertemente enraizada en la cultura local, siendo Rafael Bordallo Pinheiro el nombre más importante de la cerámica de Caldas da Rainha, ¡y también un símbolo de la esencia portuguesa! Hoy en día sus obras son muy procuradas en el mercado de la saudade, de la nostalgia, y su cuño expresivo de genio es intemporal. Subsiste aún una tradición de producción de cerámica de cariz erótico, fuertemente popular, muy asociada a Caldas da Rainha.

En Caldas da Rainha encuentra el único mercado diario de fruta y vegetales al aire de libre de Portugal que tiene como escenario la colorida y pintoresca Praça da Fruta. Este mercado icónico funciona en el mismo local originario del siglo XV, atrayendo los productores agrícolas locales en una verdadera oda a la excelencia de los productos más frescos y más genuinos. El tradicional mercado de fruta espera por usted. Todos los días del año.

El Parque Dom Carlos I es otra de las joyas de la Corona de la ciudad. Es un jardín romántico que cerca el antiguo hospital termal, erigido en el reinado de D. João V. Este era un local de recuperación física, donde los pacientes podían pasearse y beneficiar de su efecto apaciguador. En el final de siglo XIX, con la ascensión de la burguesía y el desarrollo de las conexiones de ferrocarriles, el arquitecto Berquó ha asumido la administración del Hospital Termal, cambiando por completo el parque y convirtiéndolo en una zona de ocio, con un lago central artificial, bellas y amplas alamedas y un templete.

La cultura conventual ha influenciado fuertemente la gastronomía de Caldas da Rainha, destacándose las siguientes especialidades: “trouxas”, “lampreias de ovos”, “cavacas” y “beijinhos”. Los platos locales están relacionados con la pesca en la Laguna de Óbidos: guisos de anguilas, “caldeiradas” y mariscos de la Laguna.

Con 5 siglos de História, en todos sus rincones, Caldas da Rainha son una cajita llena de (buenas) sorpresas ¡

En los alrededores de Caldas da Rainha, la playa de Foz do Arelho ofrece una ubicación privilegiada entre la Laguna de Óbidos y el Atlántivo, el rincón ideal para practicar deportes náuticos y pesca. Ahí encontrará las pasarelas de las arribas de Foz do Arelho, diseñados por el arquitecto paisajista Nádia Schilling con sus miradores que proponen una mirada sostenible sobre el escenario natural envolvente.