La aldea medieval se ubica en la cima de una colina, rodeada por una muralla. Sus calles que serpentean están llenas de edificios que combinan distintos estilos arquitectónicos y casas blancas con flores, seduciendo los viajeros con su echarme muy característico. Estos son los principales destaques que no podrá perder:
  • Castillo de Ourém – el local donde se irgue el Castillo de Ourém fue habitado desde los tiempos de la Prehistoria. Su fundación remonta a la génesis de la nación portuguesa en el siglo 12.
  • El Palacio del Conde – esta casa señorial fue construida en el siglo 14 por el Conde de Ourém, D. Afonso. Un ejemplo único en Portugal, este monumento nacional es un símbolo del poderío militar y económico.
  • Las calles de la villa medieval de Ourém – con sus casas blancas llenas de flores y de miradores, ofreciendo una vista arrebatadora sobre el paisaje natural en los alrededores. Un verdadero viaje en el tiempo!
  • Los vestigios de la antigua sinagoga – consistiendo en dos arcos ogivales en un edificio en ruínas, que se cree ser la antigua sinagoga de Ourém, destruida por el terremoto de 1755.
  • La Iglesia de la Misericordia – fundada en 1445 por D. Afonso, este templo es muy similar a la sinagoga de Tomar. Fue probablemente erigida por el mismo arquitecto. D. Afonso también vivió en la ciudad de Tomar, lo que podrá explicar la similitud.
Ourém continua a ser una un águila imperial volando sobre el valle del arroyo Seiça.