Porta do Soar

La Porta do Soar tiene una rara ventana de esquina con una epígrafe sobre la precariedad de la vida humana.
Sigue leyendo

La Casa do Soar data del siglo 17. Además de un balcón abrigado que es hoy en día sellado por una pared y un portón, completamente distinto de su estilo original, la Porta do Soar tiene una rara ventana de esquina con una epígrafe sobre la precariedad de la vida humana: Homo Bulla, o sea, el Hombre como una burbuja de jabón que tan pronto se esfuma en el aire.

Comparte esta página