A pesar del nombre que designa se sabe hoy en día que la cava ubicada junto al Largo de la Feria de São Mateus, no tiene relación con Viriato, el guerrero lusitano cuya estatua adorna este lugar. Contrariamente a lo que creía la imaginación popular, la investigación reciente atesta que esta fortaleza no fue erigida por los Lusitanos. Y se algunos autores defienden que es una construcción romana de cerca del siglo I antes de Cristo, otros afirman que fueron los musulmanes que han erigido esta ciudad-campamento. Mientras nuevas excavaciones no confirman la verdadera fundación de este mítico local, no deje de contemplar este pedazo de História en el corazón de la ciudad.

Un misterio arqueológico

¿Como tendrá surgido entonces en Viseu esta gigantesca fortaleza? Esta es la pregunta que muchos arqueólogos quieren ver respondida. De planta octogonal con cerca de 38 hectáreas, rodeada por muros y protegida por taludes, la cava es cercada por un foso de agua que está dotado de un sofisticado sistema de ingeniaría hidráulica que conectaba su interior al rio Pavia y a la ribera de Santiago. Recientes teorías defienden que tal configuración, que no encuentra cualquier paralelo en la Península Ibérica, parece corresponder à las ciudades-campamentos musulmanes.

Monumento nacional desde 1910, la Cava de Viriato ha sufrido la erosión del tiempo hasta que en el año de 2001, un proyecto del Arquitecto Gonçalo Byrne ha recalificado la zona, recuperado dos de los lados del octógono que prácticamente habían desaparecido. Con una cinta construida a lo largo de toda la estructura de los taludes, la Cava ha ganado en accesibilidad, posibilitando una visita más completa que permite al visitante hacer un viaje en el tiempo.